El origen marino del sílex de Barrika

Publicado en Patrimonio natural | 2 comentarios

Flora y fauna de la rasa mareal de Barrika, ¿el sílex del futuro?

Gracias a la gentileza del prestigioso fotógrafo naturalista Joseba del Villar, podemos disfrutar de unas preciosas imágenes de algunos seres vivos que habitan en las rasas mareales de Barrika.

Además, pueden verse mejillones, caracolillos y carramarros y una gran variedad de algas rojas y verdes: Corallina, Codium, Gelidium, Ulva… Otras algas, como las microscópicas diatomeas, no se ven pero sus “esqueletos” externos de sílice, junto con los restos de esponjas y erizos, tal vez originen, dentro de millones de años, nuevo sílex para Barrika…

Publicado en Fotografías | 1 comentario

La rasa mareal en Barrika, el tesoro horizontal

La rasa mareal en barrika, el tesoro horizontal

Jone Miren Gil, bióloga de la empresa Orbela, nos ha preparado este texto sobre la rasa mareal de Barrika.

Unos de los grandes tesoros naturales de Barrika son, sin duda, sus acantilados, tanto por su valor paisajístico como naturalístico. Aquí encontramos unas formaciones geológicas que sirven de cobijo a un importante número de especies animales y vegetales: hablamos de las rasas mareales.

Las rasas mareales, también llamadas plataformas de abrasión, son superficies planas de roca que se originan como resultado de la acción de las olas y el viento sobre la base de los acantilados. Los materiales que conforman las rocas sedimentarias de los acantilados de Barrika fueron depositados hace millones de años en un fondo oceánico profundo, capa a capa, formando el Flysch, que es como un perfecto pastel de hojaldre. Posteriormente, y como consecuencia de los movimientos tectónicos,  estos sedimentos se elevaron y plegaron,  originándose los actuales acantilados.

Durante la bajamar se puede apreciar la presencia de los diferentes estratos, que afloran trazando una especie de surcos y entre los que proliferan cubetas y charcas. Estas charcas, a pesar de estar sujetas a condiciones extremas, o tal vez por ello, constituyen verdaderos refugios de biodiversidad y en ellas viven gran cantidad de organismos adaptados a un ambiente en continuo cambio, según sube y baja la marea.

De las tres playas del municipio de Barrika, la que mayor biodiversidad presenta es la de Meñakoz. Esto parece deberse a la existencia de ambientes variados (cubetas, arena, bolos, rocas) y a estar todavía dentro del área de influencia  de la Ría del Nervión-Ibaizabal, desde donde llegan diferentes aportes de materiales, que sirven de alimento a las especies que aquí habitan.

Encontramos en Meñakoz representantes de todos los grupos de invertebrados marinos, siendo muy fáciles de ver durante la marea baja las anémonas, los erizos y las estrellas de mar. También son muy abundantes los poliquetos cavadores, como Cirratulus, o marchadores, como Nereis, auténticas lombrices marinas.

Además, pueden verse mejillones, caracolillos y carramarros y una gran variedad de algas rojas y verdes: Corallina, Codium, Gelidium, Ulva… Otras algas, como las microscópicas diatomeas, no se ven pero sus “esqueletos” externos de sílice, junto con los restos de esponjas y erizos, tal vez originen, dentro de millones de años, nuevo sílex para Barrika…

El ilustrador Angel Dominguez, especializado en el dibujo naturalista,  nos ha obsequiado con esta lámina sobre la vida en la rasa mareal.

Publicado en Patrimonio natural | Deja un comentario

Pólenes, sedimentos y restos de animales: los otros tesoros de la arqueología moderna.

El método científico avanza y os sorprendería la luz que arroja a episodios y escenarios del pasado ocultos hasta hace bien poco. Estamos muy lejos de esa arqueología pre-científica de siglo XIX;  de los primeros arqueólogos-exploradores que consagraron gran parte de su carrera a la búsqueda de grandes monumentos y tesoros ocultos de civilizaciones ancestrales; muy alejadas de esa arqueología cercana al coleccionismo de antigüedades y que han nutrido las extensas colecciones de los principales museos arqueológicos europeos.

De esos inicios a hoy, la arqueología ha cambiado radicalmente y ha implantando el método científico como fuente de estudio y de trabajo.  Para el arqueólogo lo más importante no es la pieza en sí, sino el contexto en el que aparece, dónde ha sido encontrado, de qué objetos se acompaña y cómo se relaciona con los demás hallazgos: el llamado “registro arqueológico”, el conjunto de datos que engloban, acompañan y relacionan un hallazgo arqueológico, que, en resumen, comprenden la estratigrafía y su contenido. Esta es la diferencia entre el coleccionismo decimonónico y la arqueología actual.

La estratigrafía arqueológica es la disciplina que estudia la disposición de los estratos o capas superpuestas y las relaciones cronológicas y secuenciales que se establecen entre ellas. Dicho de otra manera, imaginaros una escombrera en la que la gente a lo largo de varias generaciones arroja la basura, sus utensilios viejos, materiales de deshecho de tipo orgánico, ¿Cómo identificarías la fecha en la que han sido arrojados, por ejemplo, unos muebles? De forma relativa por la capa donde se encuentra (la inferiores más antiguas que las superiores) y de forma absoluta por el tipo y el estilo del mueble. De los tipos y características de las herramientas de cada estrato se ocupa la Tipología y la Tecnología. Y si hay suerte y el terreno reúne buenas cualidades de conservación, los restos de huesos de fauna acumulados de forma natural son identificados por la Paleontología, y los procedentes de la caza de los grupos humanos son estudiados por la Arqueozoología.

Además de los restos visibles al ojo humano de los que se pueden elaborar muchas hipótesis relacionadas con las formas de vida de estas comunidades prehistóricas, ¿cuánta información creéis que puede ofrecer un puñado de tierra excavado en un yacimiento arqueológico? ¡Mucha! y especialmente de su entorno medioambiental: las condiciones climáticas en las que se ha depositado esa tierra (de frío o calor, humedad o sequedad, gracias a la Sedimentología y a la Geoquímica), el tipo de vegetación (mediante el pólen fósil, estudiados por la Palinología), que maderas han empleado para sus fuegos o qué productos vegetales han aprovechado y se han carbonizado (gracias a la Antracología y la Arqueobotánica), si la presencia humana es persistente u ocasional o, desde el Neolítico (ya con agricultura y ganadería), si ha habido ganado estabulado (mediante la Micromorfología).

En Zabaletxe, están en proceso de estudio diversas analíticas del suelo (sedimentología, geoquímica y micromorfologia), de pólenes, de carbones; se ha podido obtener una fecha de carbono 14 ( entorno a los 28.000 años) y quedan análisis pendientes.

Previamente, también se ha realizado una prospección geofísica (de georadar: impulsos electromagnéticos emitidos hacia el suelo, que responde de diferente manera según sus características y contenido) de buena parte de la duna de Zabaletxe, unos 1700 metros cuadrados.

Prospección mediante georadar. Campaña 2009.

Prospección mediante georadar. Campaña 2009.

A través del contraste del sondeo estratigráfico realizado, ahora sabemos que el georadar ha discriminado e identificado los niveles estratigráficos, así como numerosas anomalías que en posteriores campañas estudiaremos, para poder determinar su origen (esto es, si son restos de actividad humana o de origen natural).

Las fotografías muestran el corte estratigráfico y cómo sacamos las muestras de tierra para analizar su contenido en polen, y estudiar la sedimentología y la micromorfologia.  Estos bloques se cubren luego en el laboratorio de resina, se cortan y pulen obteniendo finas láminas que se estudian con lupas y microscopio.

Además de todas estas técnicas de análisis, el arqueólogo puede obtener fechaciones absolutas con diversos métodos, según la antigüedad relativa prevista de un yacimiento: termoluminiscencia, paleomagnetismo, mediante la medición de diversos isótopos radiactivos (carbono 14, series de uranio, potasio-argón, etc.). Si os queréis informar más sobre el tema, en el Arkeologi Museoa de Bilbao se explica el método arqueológico mediante interactivos de una manera fácil y didáctica.

Publicado en Patrimonio arqueológico | 2 comentarios

El sílex de Barrika a vista de microscopio

Javier Elorza, doctor y profesor del Departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad del País Vasco, nos ha facilitado estas imagenes microscópicas de sílex de Barrika.

Publicado en Fotografías | 2 comentarios