La rasa mareal en Barrika, el tesoro horizontal

La rasa mareal en barrika, el tesoro horizontal

Jone Miren Gil, bióloga de la empresa Orbela, nos ha preparado este texto sobre la rasa mareal de Barrika.

Unos de los grandes tesoros naturales de Barrika son, sin duda, sus acantilados, tanto por su valor paisajístico como naturalístico. Aquí encontramos unas formaciones geológicas que sirven de cobijo a un importante número de especies animales y vegetales: hablamos de las rasas mareales.

Las rasas mareales, también llamadas plataformas de abrasión, son superficies planas de roca que se originan como resultado de la acción de las olas y el viento sobre la base de los acantilados. Los materiales que conforman las rocas sedimentarias de los acantilados de Barrika fueron depositados hace millones de años en un fondo oceánico profundo, capa a capa, formando el Flysch, que es como un perfecto pastel de hojaldre. Posteriormente, y como consecuencia de los movimientos tectónicos,  estos sedimentos se elevaron y plegaron,  originándose los actuales acantilados.

Durante la bajamar se puede apreciar la presencia de los diferentes estratos, que afloran trazando una especie de surcos y entre los que proliferan cubetas y charcas. Estas charcas, a pesar de estar sujetas a condiciones extremas, o tal vez por ello, constituyen verdaderos refugios de biodiversidad y en ellas viven gran cantidad de organismos adaptados a un ambiente en continuo cambio, según sube y baja la marea.

De las tres playas del municipio de Barrika, la que mayor biodiversidad presenta es la de Meñakoz. Esto parece deberse a la existencia de ambientes variados (cubetas, arena, bolos, rocas) y a estar todavía dentro del área de influencia  de la Ría del Nervión-Ibaizabal, desde donde llegan diferentes aportes de materiales, que sirven de alimento a las especies que aquí habitan.

Encontramos en Meñakoz representantes de todos los grupos de invertebrados marinos, siendo muy fáciles de ver durante la marea baja las anémonas, los erizos y las estrellas de mar. También son muy abundantes los poliquetos cavadores, como Cirratulus, o marchadores, como Nereis, auténticas lombrices marinas.

Además, pueden verse mejillones, caracolillos y carramarros y una gran variedad de algas rojas y verdes: Corallina, Codium, Gelidium, Ulva… Otras algas, como las microscópicas diatomeas, no se ven pero sus “esqueletos” externos de sílice, junto con los restos de esponjas y erizos, tal vez originen, dentro de millones de años, nuevo sílex para Barrika…

El ilustrador Angel Dominguez, especializado en el dibujo naturalista,  nos ha obsequiado con esta lámina sobre la vida en la rasa mareal.

Compartir en Facebook

Esta entrada fue publicada en Patrimonio natural. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>